“llevo”

Medallón

Llevo guardando miles de cosas en mi costal, tantas como las hojas que el viento es capaz de llevarse, guardé en él aquel pequeño dije que me obsequiaste en algún día de un verano cualquiera, y los botones que me lograste robar, un sueño sin terminar, y millones de canciones escritas en alguna servilleta de este mismo hotel, guardé en él el arrullo con el que solías hacerme dormir y la estrella de la tarde que siempre nos acompañaba, la fotografía donde estas parada en La Plata y el medallón que me diste con amor; llevo a cuestas el costal para recordarme que siempre estarás presente, pero no es lo único que llevo conmigo, también llevo la cuenta de los besos que no me diste, por si algún día te decides a pagarlos…